¿Tienes un examen final y tienes que estudiar? ¿Tu examen de titulación está a la vuelta de la esquina? ¿No tienes idea de cómo empezar una junta? 

¡No te preocupes! Yo entiendo lo que es estar sin concentración, distraída y sobre todo con demasiado estrés porque ya no te queda tiempo para prepararte un poco más.

 

Por ello, hoy te dejaré 3 tips para que esos nervios desaparezcan.

1- No memorices

Es muy común que días antes de tener un examen o exposición optemos por memorizar cada concepto tal y como está anotado. Esto solo te ayudará durante los dos días próximos; una vez que pasen (o que tu evento termine), el conocimiento que adquiriste desaparecerá.

 

Lo mejor que puedes hacer es entender y explicar el tema; investiga ejemplos o casos similares a lo que estás estudiando.

2- Hazlo a tu manera

Muchas veces pensamos que al estudiar o hacer una guía como la de nuestro compañero aprenderemos igual, y no. Todos somos diferentes y aprendemos de diversas maneras, de acuerdo a la personalidad y la inteligencia que más desarrollemos. 

Así que encuentra la forma adecuada de estudiar, la mejor forma de hacer una guía y, sobre todo, que no te sientas agobiado o con mucho estrés.

3- Busca el espacio correcto

Estoy segura de que tienes un espacio favorito, ya sea en tu casa o en otro lugar. Si lo tienes, ocupa ese sitio para estudiar y repasar tus conocimientos.

Prepara tu botana y bebida favorita, pon la mejor música que te ayude a tener la concentración que necesitas y ¡listo! Empieza a estudiar.

Lo importante es sentirnos tranquilos, cómodos y completamente concentrados.

Ahora bien, para terminar con estos tips, te dejaré una lista de canciones que podrás escuchar mientras estudias. Pero antes, te explicaré cómo es que la música ayuda demasiado en cualquier situación de la vida.

 

Está comprobado que escuchar música nos aporta múltiples beneficios: influye en nuestro estado de ánimo (ya sea si estamos felices o tristes), nos ayuda a controlar la ansiedad, el estrés y a conciliar el sueño.

 

Por ejemplo, a muchas personas la música les da una mayor concentración al momento de estudiar, trabajar o leer.

 

Es importante que seleccionemos música tranquila, ya sea jazz, clásica o incluso mantras. En ocasiones, la música con letra podría afectar la concentración, pues si no un autocontrol de emociones, podríamos relacionar ciertos eventos que nos hayan pasado, y, ahí perderíamos toda la concentración.

 

Pero si a ti te gusta la música tranquila y con letra, es perfecto. Solo es cuestión de que te acoples y te sientas de lo más relajado.

 

 

 

Comentarios